5 frutales que puedes plantar en invierno y sus características

Tendemos a pensar que en los meses de frío no se planta nada, y no podemos estar más equivocados. Precisamente esta época del año es un momento ideal para los frutales que se plantan en invierno y, hacerlo, una perfecta elección, puesto que a pesar de las apariencias, el frío juega a su favor.

La razón por la que debemos apostar por plantar frutales en invierno es sencilla. Durante los meses fríos del año, estos árboles están en reposo vegetativo. O lo que es igual, llevando a cabo una especie de hibernación vegetal que los mantiene a la espera de la llegada del sol y la subida de las temperaturas.

Por este motivo, aprovechar los meses de invierno para plantarlos es la mejor forma de prevenir el estrés en las plantas que causa el trasplante.

Te recomendamos: “Cómo trasplantar plantas de interior: guía paso a paso”

5 frutales que puedes plantar en invierno

1.   Granado

A pesar de las apariencias, el granado es un frutal sumamente resistente, perfecto para plantar desde el otoño hasta el invierno. El motivo es simple: esta época del año ofrece temperaturas frescas, lo que el granado necesita para establecerse antes de la primavera.

Tan importante como escoger el momento perfecto de plantación es la ubicación, puesto que el granado necesita recibir luz directa entre seis y ocho horas diarias. Igualmente, hay que ofrecerle un suelo ligeramente ácido, con buen drenaje y un extra de materia orgánica.

2.   Manzano

Se trata de uno de los árboles frutales más cultivados en todo el mundo. Más allá de su valor ornamental, su floración es sumamente atractiva y su fruto uno de los más consumidos desde tiempos inmemoriales.

Plantar un manzano es sencillo debido a que hablamos de un frutal que, una vez establecido, es sumamente resistente tanto al frío como al calor. En lo que no es tan tolerante es en lo que respecta a la sequía, en especial cuando está formando sus flores. Si durante su floración el manzano no recibe agua abundante y regular, es muy probable que las flores se caigan.

Te interesa: “Horarios de riego: a qué horas es mejor regar según la época del año”

Ahora bien, a la hora de plantarlo, es esencial escoger una ubicación resguardada del tiempo y con una buena exposición solar. Además, y para que se desarrolle adecuadamente, es imprescindible que cuente con un buen drenaje.

3.   Melocotonero

El melocotonero es uno de esos frutales que lo tiene todo. Es sencillo de cultivar, su porte es mediano, su floración llamativa y, para rematar, su fruto es una auténtica delicia.

Aunque es uno de los frutales para plantar en invierno, hemos de tener en cuenta las características de nuestro clima antes de cultivarlo. Si vives en una zona con inviernos suaves, podrás plantarlo en esta época. No obstante, si tu clima es frío y con inviernos rigurosos, es aconsejable esperar a que sé de la entrada de la primavera. En su juventud y dado que trasplantar es una razón de estrés, el melocotonero es especialmente sensible al frío.

Tan importante como tener en consideración estos aspectos es plantar nuestro melocotonero en una ubicación en la que reciba el máximo de horas posibles de sol y que, además, esté resguardado del viento.

4.   Avellano

Aunque el avellano se contempla entre los árboles frutales, lo cierto es que se trata de un arbusto. Algo que define su singular crecimiento, con ramas desordenadas que se ramifican desde la base. Además de su singular disposición, hay otro aspecto que convierte el avellano en un precioso integrante de cualquier exterior. Y es que su floración no deja indiferente a nadie, con unas singulares flores de pétalos amarillos que aparecen antes que las hojas.

Para cultivar un avellano, tendrás que buscar un emplazamiento en el que pueda expandirse sin que nada corte su crecimiento. Igualmente, es muy importante que el suelo cuente con un buen drenaje, puesto que no se lleva bien con los encharcamientos. En lo que respecta a sus necesidades de luz, admite tanto pleno sol como semisombra.

Y nuevamente paciencia. Este frutal necesita entre cuatro y seis años para dar frutos desde el momento de la plantación.

5.   Peral

No solo es un frutal precioso en cuanto a su apariencia, también lo es por su crecimiento piramidal y su característico tronco de tonos grises. Además, tanto su floración como su fruto son dos auténticas delicias que no se pueden pasar por alto, ni por su valor ornamental, ni mucho menos por su sabor.

Aunque hay un buen número de variedades, antes de plantar un peral es fundamental saber que no es un árbol que tolere el exceso de frío, aunque lo necesita durante el invierno para poder producir fruta. Tan importante como esto es tener en cuenta que es un frutal exigente con el agua y que demanda un buen número de horas de sol para poder florecer y, después, dar frutos.

Si optas por el peral para cultivar en invierno, es esencial esperar hasta que las heladas se hayan retirado, además de ofrecerle un espacio de crecimiento importante en lo que respecta al suelo.

Te recomendamos: “Cómo proteger el césped nuevo de las heladas de invierno”

Y ahora que ya conoces cuáles son los frutales que puedes plantar en invierno, ¿por cuál o cuáles te decantas? Desde Virgili Paisajismo os leemos en los comentarios.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar